Cómo grabar una locución: Los 3 pasos que debes seguir

¿Quieres saber cómo realizar una grabación de sonido de calidad profesional? Te damos algunos trucos y consejos y te explicamos cómo grabamos locuciones en ONDA Estudios.

A priori, la grabación de una locución puede parecer algo sencillo (leer un texto), pero no es así. Hay muchas formas de transmitir el mismo mensaje y eso puede provocar que al final no comuniquemos aquello que nosotros queríamos. Es más, si el sonido no es el adecuado puede producir la desmotivación del oyente a seguir escuchando, con el agravante de dañar la imagen de la empresa que ofrece dicho mensaje.

Cuando hablamos de grabar una locución, se unen tres factores que dependen uno del otro en el resultado último. Por un lado, la búsqueda de un registro de voz concreto (tipo de voz); por otro, la interpretación durante la locución; y, por último, la calidad de sonido final (volumen, respiraciones, frecuencias, sibilancias, ruido, balance adecuado entre voces y música, etc.).

El registro de voz, la interpretación y la calidad de sonido son los 3 elementos necesarios para lograr el éxito en nuestra grabación.

Así pues, un registro de voz bien escogido, una buena interpretación y una buena calidad de sonido harán que el mensaje final se transmita correctamente y que la experiencia del oyente sea placentera, aportando un valor añadido de confianza y seriedad a la empresa comunicadora.

Cómo grabar una locución

Para poder alcanzar todo esto, te vamos a explicar cómo grabamos locuciones nosotros en ONDA Estudios, todos los pasos que seguimos y que seguro te ayudarán a conseguir una grabación de calidad.

¡Empezamos!

La grabación de una locución se divide en 3 procesos claramente diferenciados:

  1. Preproducción: preparación de los materiales y elección de voces.
  2. Grabación: proceso de grabación de todas las voces.
  3. Edición y mezcla: limpieza, edición y montaje del sonido, y acabado final.

 

La preproducción

En este primer proceso lo que vamos a hacer es:

  • Elegir la voz o el reparto de voces para nuestro proyecto.
  • Preparar el guión de la grabación.

Nuestros clientes pueden elegir a través de nuestro buscador de voces la voz o las voces que mejor se adapten a su proyecto. Para eso disponen de varios registros de voz e interpretación (lineal, publicitaria, interpretada...) por parte de diferentes locutores, masculinos y femeninos. Nosotros también podemos asesorar sobre qué locutor puede resultar el más adecuado dependiendo del tipo de proyecto.

Una vez elegida la voz o las voces, es necesario preparar un guión de grabación. En el guión daremos un formato especial al texto que hay que locutar para que se pueda leer bien: solemos utilizar una fuente Arial 12 con interlineado 1,5; además, si participan varios locutores, marcamos y separamos las intervenciones de cada uno con su nombre.

Es imprescindible preparar bien el guión de grabación, así como detallar qué parte graba cada locutor.

La preproducción es clave antes de entrar a grabar en el estudio, ya que un guión poco claro o mal confeccionado puede crear confusiones y existe el riesgo de dejarnos alguna parte sin locutar.

Cómo hacer un guión de locución

Cuando trabajamos con un guión con muchos locutores diferentes y además con sonorización de efectos de sonido y música, disponemos de unas plantillas que personalizamos según las características del proyecto. El cliente puede construir sus guiones usando como base estas plantillas, que ayudan a a realizar un mejor seguimiento y control de la producción.

Por último, si se necesita imagen o música para la grabación, es muy importante disponer de estos materiales con antelación para dejarlos preparados en la sesión del estudio y tener el tiempo suficiente para comprobar su compatibilidad y funcionamiento correcto; de este modo evitaremos pérdidas de tiempo el mismo día de grabación. Por el mismo motivo, también es aconsejable enviar al menos un día antes los guiones definitivos.

Después de la preproducción, el segundo paso que hay que tener en cuenta ya es la grabación propiamente dicha, pero eso ya es materia para otro post... ¡Hasta pronto!

Esta entrada tiene 1 comentario

  1. Artículo interesante, esperando a la segunda parte.

Deja un comentario